jueves, 5 de noviembre de 2009

ECHARLE A UNO EL MUERTO

La expresión echar el muerto y sus variantes echar el muerto a casa, a puerta ajena o al vecino, se utilizan comúnmente para imputar a un tercero la culpa de lo que no ha hecho, según el Diccionario.
Al parecer, el origen de la expresión se remonta a la Edad Media. Según las leyendas medievales, cuando dentro del término de un pueblo aparecía el cadáver de una persona muerta de forma violenta y no se llegaba a esclarecer quién había cometido el asesinato, los habitantes de dicho municipio estaban obligados a pagar una multa.
Para evitar saldar la sanción, que se conoce como homicisium, los vecinos aguzaban el ingenio hasta límites insospechados. Uno de los recursos más utilizados era no airear el hallazgo, meter el cadáver o cadáveres en sacos y, en la oscuridad de la noche, arrojarlos en el término de otro pueblo próximo. Echar el muerto a otro pueblo vecino equivalía, pues, a cargarle con la responsabilidad de un crimen y con la multa correspondiente, salvo que se entregara o se capturara al asesino.

3 comentarios:

lacasitera dijo...

Está interesante tu blog, son curiosas las cosas que cuentas.
Bueno, me pasaré por aquí de vez en cuando, que veo que tienes poquitos comentarios xD

Vicente Peña Romero dijo...

joder,, yo casi todos los días me llevo alguno....y a vecs sin culpa alguna

Juan José dijo...

¿Para qué te los llevas? ¿No tienes bastante con los que te echan?